Bodas de verdad
Comments 2

Una boda de invierno en Brooklyn

Una boda de invierno en Brooklyn 1

La boda que os muestro a continuación no es una de esas bodas espectaculares celebradas en los jardines de una gran finca o en el salón principal de un hotel con encanto, pero tiene algo especial que hizo que me encantara nada más verla. Creo que eso que tanto me gusta es que es muy simple, nada ostentosa y sobretodo, muy íntima. Es urbanita y tiene un halo vintage adorable; reflejo perfecto de lo que que iban buscando Andrea y Joaquin: una boda de estilo retro donde disfrutar con sus familiares y amigos de su querida Brookyn.

Una boda de invierno en Brooklyn 5

Las maravillosas fotografías de la pareja en blanco y negro o de los detalles de la boda a todo color son todo un acierto y dan énfasis al estilo retro que querían los novios. Las imágenes son obra de Lev Kuperman Photography.

Una boda de invierno en Brooklyn 4

Una boda de invierno en Brooklyn - Anillos

Los elementos que componían el look de la novia eran bastante sencillos, pero en su totalidad funcionaban a la perfección. El abrigo de pelo era el protagonista, dándole mucha calidez y un toque del glamour hollywoodiense de los años 50 que se acentuaba con el birdcage que llevaba durante la ceremonia. Las pinceladas amarronadas de las hojas del ramo (un precioso bouquet de rosas y dalias de color café au lait) ayudaban también a potenciar el punto invernal del look. Para dar luminosidad al conjunto Andrea incorporó cristales-joyas en el fajín y en los peep-tos (una monada de Badgley Mischka).

Una boda de invierno en Brooklyn 6

Una boda de invierno en Brooklyn - Vestido y zapatos novia Una boda de invierno en Brooklyn - Ramo de novia

El novio vistió un traje negro que casaba fenomenal con el aire retro de la boda. Como complementos Joaquín eligió un botounniere a juego con el ramo de la novia y un abrigo gris (que me encanta) para evitar el frío invernal de Nueva York.

Una boda de invierno en Brooklyn - Boutonniere Una boda de invierno en Brooklyn 7

Me encanta ver las caras de alegría y emoción cuando por fin los novios pueden verse vestidos para la ocasión. Las fotografías del first look siempre son espontaneas y llenas de amor.

Una boda de invierno en Brooklyn - First look

La ceremonia se celebró en la Catedral Basílica de St. James. En la entrada se colocaron unos cajones de madera con los preciosos programas en gris y blanco.

Una boda de invierno en Brooklyn - Ceremonia Una boda de invierno en Brooklyn - Programas

Una boda de invierno en Brooklyn 2

Una de las cosas que más gustaron de esta boda es que los novios fueron de un lugar a otro caminando. Durante ese breve paseo se consiguieron unas instantáneas increíbles.

Una boda de invierno en Brooklyn 3 Una boda de invierno en Brooklyn 8

Las damas de honor y los padrinos del novio iban de negro. Como en todas las bodas no puede faltar la tradicional estampa de estos con los novios. Aunque normalmente aborrezco un poco estas fotos por los forzados posados que se suelen ver, estas me han parecido geniales por lo alegres y divertidas que son.

Una boda de invierno en Brooklyn - Damas de honor y padrinos

El banquete se realizó en ReBar, un espacio tipo loft que antiguamente había sido una fabrica y que en la actualidad aún conservaba muchos de sus elementos arquitectónicos. Este local marcó la pauta para la decoración. Reutilizaron marcos para convertirlos en pizarras (anunciar en estas los nombres de familiares y amigos que están de aniversario o cumpleaños me parece una gran idea), montaron un tenderete con fotos de los novios, crearon velas con botes de vidrio, pusieron en los centros de mesa viejos libros, colocaron las flores en antiguos frascos de boticario… Una ornamentación donde primó el dar una segunda vida a los objetos y el handmade. Puede que con elementos ya muy vistos pero que son tremendamente efectivos. ¿No os encanta?

Una boda de invierno en Brooklyn - Decoración Una boda de invierno en Brooklyn - Flores

Para que los invitados pudieran escribir sus deseos y/o consejos, Andrea y Joaquín les ofrecieron dos opciones. La primera consistía en teclear una palabras en unas máquina de escribir de 1930, y la segunda, mucho más clásica, era la de poner una nota en un libro de firmas.

Una boda de invierno en Brooklyn - Libro de firmas

Como el novio es de Argentina quisieron incorporar algunas cosas que hicieran alusión a su lugar de origen. En el drink bar colgaron en las botellas cartelitos en los que se podía leer “Love is Sweet” y “El Amor es Dulce” (en inglés y castellano). Y en la candy bar también mezclaron ambas culturas al servir alfajores recubiertos de chocolate junto con la mítica NY Cheesecake bajo pizarras “A Taste of Buenos Aires” y “A Taste of Brooklyn” respectivamente. En lugar de la típica tarta nupcial elaboraron una torre de cupcakes.

Una boda de invierno en Brooklyn - Drink Bar

Una boda de invierno en Brooklyn - Candy Bar

Un gran baile puso fin a un día inolvidable.

Una boda de invierno en Brooklyn - Baile

Anuncios

2 Comments

  1. Maravillada me he quedado al leer este post. Quién pudiera tener la suerte de celebrar su boda de una manera tan bonita y original como esta!

    Besitos guapa! Y sigue así que nos encandilas a todas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s