Portfolio
Dejar un comentario

Mi particular “Desayuno con diamantes”

Breakfast at Tiffany’s es una de mis películas favoritas. Me fascina desdel minuto 0. Las primeras notas de “Moonriver”, Nueva York totalmente vacía,… y un taxi del que se baja una deslumbrante Audrey Hepburn con uno de los vestidos más maravillosos de la historia del cine, obra del genial Humbert de Givenchy. ¡Una escena memorable!

Hay películas que me recuerdan a mi pareja, y esta es una de ellas. No sé muy bien por qué, pero cada vez que la veo me acuerdo de él. Supongo que es porque hace varios años L me regaló una joya de Tiffany’s, o a lo mejor por la preciosa historia de amor de Holy Golightly y Paul Varjack, o porque a L le encanta el actor George Peppard… Sea por el motivo que sea, en el día de su cumpleaños decidí organizarle una cenita para 2 inspirada en esta fabulosa película. Últimamente improviso bastante, y esta cena no fue una excepción. 

La decoración era muy importante porque quería que en cuanto L entrara por la puerta reconociera el tema en el que me había basado. Y como he dicho que esta cena fue muy improvisada, utilicé cosas que tenia por casa. ¡Solo tuve tiempo de ir a comprar el postre!

El objeto central de la mesa era la bolsa de la mítica joyería. Le di una segunda vida poniéndole unas rosas blancas dentro e hice que los demás elementos giraran a su alrededor. Sé que no todo el mundo tiene una bolsa como esta, pero si os gusta el montaje que realicé podéis hacerla vosotros mismos con cartulina de color Tiffany blue. Os robará un poco de tiempo, pero es muy sencillo de hacer.

Le acompañaban como centro de mesa tres candelabros de cristal de Ikea y una cajita de Tiffany’s de donde salían varios collares de cuentas.

El mantel, las servilletas, las velas, la vajilla, las sillas,… Todo en color blanco (con algunas pinceladas de negro) para que destacara este turquesa tan especial que es el Tiffany blue.

Para darle un toque más divertido marqué los asientos donde nos íbamos a sentar: un collar en mi sitio y una pajarita de terciopelo en el de L.

Sobre la mesa un sencillo cuadro con fotos en blanco y negro de Nueva York nos trasladaba a la mágica Quinta Avenida.

Y junto a esta, una mesita auxiliar donde poder colocar la jarra de agua y el plato de los deliciosos cup cakes de Lolita Bakery. Como guiño al personaje masculino de la película coloqué mi ordenador personal sobre la mesita (sí, ya sé que “el amigo Fred” escribía a máquina, pero esta es su versión 2.0).

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a recrear vuestro particular “Desayuno con Diamantes” en una cena? ¿Y en vuestra boda?

Imágenes originales de “Paniculata in bloom”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s