Bodas de verdad
Comment 1

Boda en un jardín inglés

Adoro la campiña inglesa. Supongo que es por la imagen romántica y bucólica que tengo de ella: verdes praderas, árboles frondosos, flores silvestres, casas de campo… De pequeña me encantaban las novelas de Jane Austin y de las hermanas Brönte. Me imaginaba a mi misma como una Elizabeth Bennet paseando por esos parajes de ensueño o viviendo en Barton Cottage, la casa de las chicas Dashwood.

Con los años mi gusto por el campo ingles no ha desaparecido, sino todo lo contrario. Por eso, cuando vi esta boda celebrada en Inglaterra me enamoré de ella. ¡Es una de las bodas más encantadoras que he visto nunca! Suzy y Ollie llevaban saliendo 7 años cuando él le pidió en matrimonio en la cima de una montaña en la India al amanecer. ¿No es super tierno?

Se casaron en una pequeña iglesia de pueblo y el banquete fue en los jardines de la casa familiar de la novia. ¡Todo muy campestre! ¡Y todo muy handmade!

La novia diseño su propio vestido, con cierto aire vintage, y le dio un toque de inocencia con una preciosa corona de flores. Las flores silvestres fueron las protagonistas tanto en el ramo de la novia como en el ramo de las damas de honor y las cestitas de las damitas.

Las fotografías en blanco y negro son maravillosas.

Estas dos imágenes en especial me encantan: la novia preparándose para entrar a la iglesia y su cara de felicidad la acercarse a su futuro marido.

A la salida de la iglesia los invitados tiraron a los novios pétalos de colores cálidos.

El coche me parece ideal para esta boda.

Las damas de honor también llevaban vestidos diseñados por la novia y los padrinos del novio chaqué.

¡Estos novios son pura felicidad!

El banquete se realizó dentro de una carpa (ya se sabe como es el tiempo británico).

Indicaron los diferentes sitios con carteles de madera y usaron como maceta cajas antiguas.

El seatting plan era muy original, hecho con la foto polaroid de los invitados.

Por dentro lo decoraron con banderines y grandes ramos para darle un toque festivo.

Las mesas eran sencillas y muy naturales, con sobre-manteles de yute y centros de mesa de madera, macetas y velas. Los marcasitios también eran fotos polaroid y cada comensal tenía una vajilla diferente.

La candy bar era muy bonita, llena de caramelos y galletas, en una gran mesa rustica. Esta estaba adornada con unos banderines de yute donde ponía “sweet” en letras blancas. En otra mesa colocaron la tarta nupcial y un montón de tazas de té de diferente color y forma.

El photobooth estaba situado en una caseta aparte, con una gran pizarra para que los invitados escribieran mensajes y una gran cantidad de atrezzo.

¡Una boda espectacular! ¿Qué os ha parecido? Yo firmo ahora mismo donde sea por tener una así. 

Fotografías de Green Photographic via Wedding Chicks.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s